formularioHidden
formularioRDF

Panel Información

Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación. Puedes obtener más información de nuestra política de privacidad. Si continúas, consideraremos que aceptas la utilización de cookies propias y de terceros.

Espacio cultura del vino > joan miró

facetas

7 resultados

Abandonó el colegio a los dieciséis años y trabajó en empresas comerciales. Fue bibliotecario del Cercle Artístic de Sant Lluc, donde conoció y trabó amistad con el artista Joan Miró. Se unió al grupo de artistas de Barcelona conocidos como Els evolucionistes en la década de 1920. En 1925 comenzó a publicar críticas en la Gaseta de les Arts, D'Ací i d'Allà y en L'Amic de les Arts, donde trató de abrir la mirada de los lectores a los movimientos artísticos vanguardistas representados, no solo por Joan Miró, sino por gentes como el pintor Salvador Dalí, el arquitecto Le Corbusier o el multifacético artista francoalemán Jean Arp

En 1928 firmó con Salvador Dalí y Lluís Montanyà el Manifiesto Amarillo, y en 1929 publicó, con Montanyà y Guillermo Díaz-Plaja, el único número de la revista Fulls Grocs, cuyo tono provocador recogió duras críticas. Gasch amplió el concepto de artes escénicas a todos los espacios minusvalorados en la época, como las representaciones de títeres, el circo o los cafés teatro. Después de un tiempo, abandonó la crítica de arte por la del music-hall en La Publicitat y Mirador, y como crítico de cine en L'Opinió.

Durante la Guerra Civil Española mantuvo su residencia en Cataluña. A principios de 1939, antes de que las tropas franquistas ocupasen todo el principado, junto a muchos otros ciudadanos cruzó la frontera para exiliarse en Francia. Residió en París hasta volver en 1942 a Barcelona donde, tras pasar unas semanas en prisión, comenzó a trabajar como colaborador en la revista Destino y, con el tiempo, en otras publicaciones españolas, así como en Radio Nacional de España. La entidad catalana Fomento de las Artes y del Diseño estableció en su honor desde 1976 los Premis Sebastià Gasch d'Arts Parateatrals.

...

La historia del Avenida Palace se remonta al año 1952 cuando éste toma el relevo del mítico salón de té y restaurante "Casa Llibre".
Ernest Hemingway, Joan Miró o Lizza Minelli son solo algunas de las innumerables celebridades que han sido huéspedes del hotel.
Situado en un enclave idílico, el Avenida Palace se erige como uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad de Barcelona.
Sus paredes encierran el testimonio de incontables y destacados acontecimientos que forman parte de la historia de la ciudad condal.

 

...

Le troubadour

tipo de documento Museo

CROMMELYNCK, Aldo

tipo de documento Autor

Impresor preeminente de finales del siglo XX, se hizo famoso trabajando con Picasso.

Aldo Crommelynck, el grabador más famoso de la segunda mitad del siglo XX, debió su gran avance al mecenazgo de Pablo Picasso. Crommelynck, que murió en su casa de París, de 76 años, y sus hermanos menores, Piero y Milán, dirigieron un exitoso estudio de grabado en huecograbado en París, frecuentado por artistas de la talla de Georges Braque, Alberto Giacometti, Jean Arp, Joan Miró y Le Corbusier.

...

ARROYO, Eduardo

tipo de documento Autor

La trayectoria personal y artística de Eduardo Arroyo (Madrid, 1937) resulta muy representativa de su generación. Nace durante la Guerra Civil, se educa en el Madrid de la posguerra, y vive el exilio en Francia durante la dictadura franquista hasta que decide regresar a España en 1976, a partir de la promesa del establecimiento de las libertades democráticas. Arroyo representa la continuidad de una identidad de artista que generaron las vanguardias en los años treinta, y a cuya configuración contribuyen decisivamente artistas españoles como Pablo Picasso y Joan Miró. En el caso de Arroyo, se trata de una identidad marcada por las pautas de comportamiento de “lo español”, lo que influye en su trayectoria creativa.

En la carrera del artista cabe diferenciar dos etapas: en el exilio (1958-1976) y después del exilio (1976-1998), significativamente separadas por la devolución de su pasaporte español. Su pintura de los años sesenta se aproxima a los postulados de la Nueva Figuración (o Figuración narrativa), que por su vertiente más política se encuentra cercana a su vez a los presupuesto del Arte Pop. No obstante su obra está dominada por la temática española, interpretada desde la ironía y la crítica en respuesta a la situación política del país, como puede advertirse en Sama de Langreo (Asturias), sep 1963. El minero Silvino Zapico es arrestado por la policía (1967) o en Caballero español (1970). También recurre a guiños a la historia de la pintura, como en la obra Vivir y dejar morir o el fin trágico de Marcel Duchamp (1965), serie realizada junto a los artistas Giulles Aillaud y Antonio Recalcati o España te Miró. La Masia (1967). En los años sesenta también inicia su trabajo como escenógrafo, colaborando con Klaus Grüber. La primera etapa se cierra con la monumental Ronda de noche (1975), pastiche y reconstrucción del cuadro de Rembrandt van Rijn, con el que quiere analizar y denunciar las relaciones ente arte y poder.

Arroyo encuentra en la figura de Ulises la metáfora y el tema idóneos con los que narrar su propia experiencia, como en Dichoso quien como Ulises… (1977), mientras que adopta al deshollinador para equipararlo metafóricamente con el oficio de pintor, como en Madrid-París-Madrid (1984), tras asumir anteriormente el papel de boxeador y torero. A partir de los años ochenta amplía el concepto y el contexto de lo español al tiempo que aumenta la carga irónica de sus narraciones pictóricas, que centra en figuras españolas como Carmen Amaya en Carmen Amaya fríe sardinas en el Waldorf Astoria (1988). También aborda con mayor frecuencia temas de política nacional e internacional siempre desde la comicidad crítica, sea en sus óleos, esculturas, dibujos, collages o fotografías, como puede apreciarse en Gorbachov (1986), Dama de Elche (1986) y Dama de Baza, (1994).

...

MIRÓ, Joan

tipo de documento Autor

Joan Miró nace en Barcelona en 1893, pero sus paisajes emocionales, los que lo formarán como persona y artista, son esencialmente Mont-roig, París, Mallorca y más adelante Nueva York y Japón. Mont-roig, una pequeña población de la comarca del Baix Camp, será el contrapunto a la agitación intelectual que vive en París en los años veinte junto a los poetas surrealistas, y al estímulo del expresionismo abstracto que descubre en Nueva York en los años cuarenta. Más tarde, en plena Segunda Guerra Mundial, Joan Miró abandonará su exilio en Francia y se instalará en Palma de Mallorca, espacio de refugio y de trabajo, donde su amigo Josep Lluís Sert diseñará el taller que siempre había soñado.

El arraigo al paisaje de Mont-roig primero y al de Mallorca después será determinante en su obra. El vínculo con la tierra y el interés por los objetos cotidianos y por el entorno natural serán el trasfondo de algunas de sus investigaciones técnicas y formales. Miró huye del academicismo, a la búsqueda constante de una obra global y pura, no adscrita a ningún movimiento determinado. Contenido en las formas y en las manifestaciones públicas, es a través del hecho plástico donde Joan Miró muestra su rebeldía y una gran sensibilidad por los acontecimientos políticos y sociales que lo rodean. Este contraste de fuerzas le llevará a crear un lenguaje único y personalísimo que lo sitúa como uno de los artistas más influyentes del siglo XX.

...

Encuentra

facetas