formularioHidden
formularioRDF

Panel Information

Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación. Puedes obtener más información de nuestra política de privacidad. Si continúas, consideraremos que aceptas la utilización de cookies propias y de terceros.

Espacio cultura del vino > durero

facetas

4 results

MATHAM, Jacob

tipo de documento Author

Grabador, dibujante y pintor holandés. Cuando su madre contrajo matrimonio con Heindrick Goltzius en 1579, este tomó a Jacob como aprendiz. Matham trabajó con Goltzius de manera más cercana que otros de sus discípulos, realizó numerosas estampas a partir de dibujos y pinturas de su padrastro y recreó su lenguaje artístico de tal manera que en ocasiones es difícil percibirlo como un artista independiente y de personalidad propia. Otros manieristas de Haarlem como Bartholomaeus Spranger y Jan Speeckaert también le influenciaron.

Tras el regreso de Goltzius de Italia, el propio Matham estuvo allí entre 1593 y 1597 trabajando principalmente en Roma y Venecia. Con posterioridad realizó estampas a partir de obras de Tintoretto, Palma el Joven y Taddeo Zuccaro, además de otras a partir de creaciones de artistas nórdicos como Durero o Pieter Aertsen. En 1605 fue nombrado presidente del gremio de pintores de San Lucas de Haarlem y hacia 1630 era grabador de corte en La Haya.

Técnicamente, la influencia de su maestro y padrastro es especialmente perceptible en el manejo del buril produciendo resultados que semejan dibujos a lápiz. Jacob formó después a sus tres hijos en el arte del grabado; entre ellos destacó Adriaen Matham (1599-1660) que dejó testimonio en estampas y dibujos de un viaje diplomático a Marruecos, además de diversos acontecimientos políticos en la corte de La Haya.

FUENTE: Museo del Prado

...

DURERO, Alberto

tipo de documento Author

Hijo de un orfebre procedente de Hungría que había emigrado a la ciudad imperial de Núremberg en 1455, donde se estableció y casó en 1467. Este origen familiar, así como el ambiente cultural y artístico de Núremberg, explican lo precoz de la vocación artística de Durero. Recordemos que su familia vivía en las inmediaciones de la casa de los Pirckheimer, uno de los cuales, el humanista Willibald, sería uno de los grandes amigos y valedores del artista, y Michael Wolgemut, el pintor con el que Alberto dio los primeros pasos en su arte. Otro de los hechos clave en la formación del artista lo constituyen sus viajes de juventud, el primero de ellos realizado en 1489, cuando parte para la región del Alto Rin, visitando Basilea y Colmar. Fue en la primera de estas dos ciudades en la que tuvo noticia de la muerte de Schongauer, al que tenía intención de conocer en Colmar; a pesar de este acontecimiento, no dejó de visitar la ciudad. Como es sabido, serán las estampas del maestro alemán uno de los puntos de partida de la obra dureriana. Durante 1493, Durero vivió en Estrasburgo y al año siguiente regresó a su ciudad natal, donde se casó con Agnes Frey, lo que no es óbice para que a los dos meses de su boda inicie su primer viaje a Venecia (1494-1495). Es éste uno de los acontecimientos capitales de su vida. Durante el trayecto de ida, al atravesar los Alpes, el artista realiza algunas de sus famosas acuarelas paisajísticas, verdadero descubrimiento de la naturaleza por parte del renacimiento del norte, y en Venecia entra en contacto con Bellini. Por estos años, Durero ya ha realizado varios autorretratos, tanto dibujados como en pintura. En 1498 realiza el conservado en el Museo del Prado. Fue al regreso de Venecia cuando Durero abrió taller propio en Núremberg. Se termina así lo que pudiéramos llamar su etapa de aprendizaje. Es en estos años finales del siglo XV cuando realiza algunas de sus primeras grandes series de xilografías, como son "la Gran Pasión" y "El Apocalipsis", que constituirán uno de los pilares de su fama hasta el fin de sus días. Son también los años del inicio de su relación con Federico el Sabio y otros amigos humanistas, que culminan con el célebre "Autorretrato" de la Alte Pinakothek de Múnich (1500), verdadero icono de una nueva época para todo el renacimiento alemán. En el otoño de 1505, y hasta 1507, Durero realizó su segundo viaje a Italia, visitando Venecia y, posiblemente, Roma. Se trata de una estancia, la de Venecia, muy bien documentada por la existencia de diez cartas que desde allí envió a su amigo Pirckheimer. En esta ocasión Durero fue recibido en la ciudad italiana como artista famoso: allí era considerado "como un señor", como él mismo dice en una célebre misiva a su amigo, quien, por otra parte, había costeado su viaje. De estos momentos son obras tan importantes como "La Virgen del Rosario" (Palacio Sternberk, Praga), realizada para la Iglesia de San Bartolomé, el templo de los alemanes en Venecia, cuya iconografía es una llamada a la concordia entre el papa Julio II y el emperador Maximiliano I, entonces en guerra, y "Cristo entre los doctores" (Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid), pintada, como el mismo artista dice, en cinco días, probablemente en Roma. La experiencia de este segundo viaje a Italia señala el origen del periodo de madurez de Alberto Durero. A partir de este momento, nos encontramos con un personaje no ya solo consciente de su valía, sino en posesión de una sólida formación teórica y en pleno dominio de sus facultades. La huella del incipiente clasicismo italiano, unido a sus crecientes preocupaciones religiosas, marcan ya el resto de su carrera hasta su muerte. Dos pinturas como "Adán y Eva" (Prado), realizadas en 1507, solo tres años después de la estampa del mismo tema, son un buen indicio de sus preocupaciones por el tema de la belleza del cuerpo humano y por el de la teoría de las proporciones. Una buena muestra de sus intereses religiosos y los de sus comitentes, recordemos que nos encontramos en el agitado ambiente espiritual de la Alemania de los inicios de la Reforma, es la tabla de "La Santísima Trinidad", también conocida como "Altar Heller", cuya iconografía se relaciona con "La ciudad de Dios" de San Agustín, así como series de estampas, como "la Vida de la Virgen" (1511), o "la Pasión grabada" (1510), auténticas exploraciones en el carácter divino, pero también humano, de los personajes clave de la Redención. La culminación de la obra grabada de Durero la constituyen sus llamadas "tres estampas maestras". "En El caballero, la muerte y el diablo" (1513) nos proporciona una de las mejores imágenes del caballero cristiano, el miles christi, un tipo humano y cultural clave para el llamado humanismo cristiano, cuyo mejor representante fue Erasmo; en "San Jerónimo" (1514) tenemos la mejor representación del intelectual cristiano de este momento; por fin, en "Melancolía I", una de las más célebres imágenes de la historia, Durero aporta su idea del artista como personaje melancólico absorto en profundas e intelectuales cavilaciones. Desde 1515, Alberto entra en profunda colaboración con el emperador Maximiliano I. Por medio de programas artísticos como "el Carro triunfal", "el Arco de triunfo" o la ilustración de libros como el "Weiskunig" o el "Theuerdank", Durero crea una de las iconografías del poder más potentes de toda la historia, que culminan en el "Retrato de Maximiliano I" (Kunst­historisches Museum, Viena). Entre 1520 y 1521, Durero realizó un viaje a los Países Bajos del que nos ha dejado un detallado diario. En este periplo, del que también conservamos numerosos dibujos, visitó a artistas como Quintin Massys, Joachim Patinir, Bernard van Orley o Conrad Meyt y conoció a humanistas de la talla de Erasmo y a políticos como Margarita de Austria y Carlos V. Los últimos años del artista se centran en sus preocupaciones de tipo religioso, patentes en su interés por las ideas de Lutero, su relación con Erasmo de Róterdam, del que estampa un célebre retrato ya en 1526 y, sobre todo, en unas pinturas como "Los cuatro apóstoles", de la misma fecha, verdadero testamento espiritual del artista. Pero también son los años en los que mayores son sus especulaciones puramente teóricas acerca del arte, cuando a través de obras como sus "Cuatro libros acerca de la proporción humana" (1528), "Instrucciones sobre la manera de medir con el compás y la escuadra en las líneas, los planos y los cuerpos sólidos" (1525) o "La teoría de la fortificación de las ciudades, los castillos y los burgos" (1528), completó una importante obra escrita. En resumen, ante la vida y la obra de Alberto Durero nos encontramos, por supuesto, con el más importante artista europeo de su tiempo fuera de Italia, y con el único parangonable, por sus preocupaciones y actividades, con Leonardo da Vinci. Como este último, Durero pensaba que "la experiencia cuenta mucho", pero que a un acercamiento empírico a la realidad hay que unir otro esencialmente intelectual: "ésta es la razón -decía- por la cual un artista experto no necesita copiar cada imagen de un modelo vivo, pues le es suficiente producir lo que a lo largo de mucho tiempo ha atesorado en sí mismo" (Checa, F. en E.M.N.P., Madrid, 2006, tomo III, pp. 974-976).

...

FRANCKEN II, Frans

tipo de documento Author

Pintor flamenco natural de Amberes, hijo de Frans Francken I y sobrino de Hieronimus Francken. En 1605 ingresó en el Gremio de Pintores de San Lucas de su ciudad natal, iniciando una carrera que llegaría hasta 1640 en la que se especializó como pintor de obras de gabinete. Muy importante es su aportación al género de los cuadros de galerías de pintura, que influirían en artistas como Teniers. Su obra parte de la de Jan Brueghel de Velours, aunque también tiene evidentes influencias de sus antecesores de la familia Francken. Las deudas de sus producciones más tempranas con el manierismo y la pintura del siglo XVI se aprecian tanto en la estructura de las composiciones, como en el ritmo y expresión de sus figuras. Además, éstas incluyen alusiones evidentes as la obra de artistas italianos como Rafael, Veronés o Zuccaro. Del mismo modo, se ha demostrado la utilización de estampas de Durero o Lucas de Leyden para algunas de sus figuras. La rica producción de Francken II puede dividirse en cuatro etapas. Las primeras obras denotan su inicial vinculación con la pintura y el estilo propios del siglo XVI, con puntos de vista altos y una clara falta de cohesión en las transiciones de los distintos planos. Asimismo, utiliza colores locales, especialmente marrones, azules y verdes. Características son sus figuras de grandes ojos negros, logrados a través de toques de negro carbón, que se prolongarán durante toda su carrera. En una segunda etapa, a partir de 1610, su paleta se va haciendo más clara, a la vez que los temas e interpretaciones, repetidos incansablemente a través de varias réplicas, le procuran un corpus pictórico inmenso y fácilmente reconocible. Es el momento de la inclusión de figuras, especialmente mujeres estereotipadas que se repetirán a lo largo de su obra. En un tercer momento, desde 1620 empiezan a aparecer típicas figuras masculinas tocadas con turbantes o gorros frigios, mientras que sus composiciones denotan un carácter profundamente ecléctico. La luminosidad general alcanza ahora su cénit, determinando el esquema cromático de la obra, en parte influenciado por la armonización general que se daba a la vez en la pintura de historiaen la escuela flamenca. Quizá por este sentido de adecuarse a las novedades en la última fase de su producción, a partir de 1630varió hacia composiciones donde el color local evolucionaría hacia tonalidades generales, frecuentemente marrones, siguiendo tanto el estilo de Rubens como el de la pintura holandesa de su momento. También realizó obras de altar, aunque en ningún caso logró acercarse a la monumentalidad de la obra de Rubens. Entre ellas destaca el altar del Gremio de los Cuatro Mártires Coronados de la catedral de Amberes (Koninklijk Museum voor Schone Kunsten, Amberes), donde el estilo arcaico que utiliza probablemente responda al interés por adecuarse al estilo de Martin de Vos e incluso al de algunos miembros de su propia familia. Por último, destaca su colaboración con otros artistas, en cuyos paisajes o escenas de interior pintaba las figuras, siendo habitual su cooperación con Tobias Verhaecht, Joost de Momper II, Pieter Neefs o Paul Vredeman de Vries, entre otros."; José Juan Pérez preciado, en Enciclopedia del Museo del Prado, t. III, pp. 1095-1096.

FUENTE: Museo del Prado

...

SCOREL, Jan Van

tipo de documento Author

Humanista, arquitecto, ingeniero y pintor, que introdujo el estilo pictórico del renacimiento italiano en los Países Bajos, como su maestro, Jan Gossaert, hizo en Bruselas. Estudió con varios artistas locales. Su pasión por los viajes le llevó en 1519 a Alemania donde visitó a Durero, Austria y Venecia, desde donde viajó a Tierra Santa llegando en 1520, Chipre, Rodas y Creta. Un año más tarde regresó a Italia. El papa Adriano VI se convirtió en el protector más importante de Van Scorel en Roma y en 1522 le nombró conservador de la colección pontificia del Belvedere. Durante su etapa en Italia su obra estuvo influida por la de Rafael y Miguel Ángel. Tras la misteriosa muerte del papa el 14 de septiembre de 1523, Van Scorel regresó a los Países Bajos y se instaló en Utrecht. Habiéndose formado en las obras de la Antigüedad clásica y en las de artistas contemporáneos del alto renacimiento, regresó a los Países Bajos convertido en un auténtico "romanista". A su regreso a Holanda introdujo en sus composiciones elementos clásicos como desnudos, tejidos, arquitecturas y paisajes imaginarios. Muchas de sus pinturas basadas en temática religiosa, sobre todo sus retablos, fueron destruidas durante el movimiento iconoclasta de 1566 (Fransen, B. en E.M.N.P, 2006, tomo VI, pp. 1998-1999).

FUENTE: MUSEO DEL PRADO

...

Find

facetas
Tags