formularioHidden
formularioRDF

Panel Información

Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación. Puedes obtener más información de nuestra política de privacidad. Si continúas, consideraremos que aceptas la utilización de cookies propias y de terceros.

Devoción

tipo de documento semantico vmartwork

Alto de la imagen 240
Ancho de la imagen 240

Colección

Nº de inventario 004370

Sobre el autor

Autor

Nombre
Rol del autor: Pintor

Fecha

Fecha: 2014

Época

Siglo XXI

Técnica

Óleo

Medidas

Tipo de medida: Altura total
Valores: 116.5
Unidad: cm.
sin marco
Tipo de medida: Anchura total
Valores: 83.5
Unidad: cm.
sin marco
Tipo de medida: Profundidad
Valores: 2
Unidad: cm.
sin marco
Tipo de medida: Altura total
Valores: 94
Unidad: cm.
marco
Tipo de medida: Anchura total
Valores: 121
Unidad: cm.
marco
Tipo de medida: Profundidad
Valores: 5.5
Unidad: m.
marco

Iconografía

Botellas de vino
Copas de vino
Objeto Pintura

Descripción

Obra de Willy L’Eplattenier realizada con la técnica del óleo sobre lienzo.

Pintura de Willy L'Eplattenier pintor, grabador y escultor de origen suizo, aunque afincado en España, más concretamente en la zona de Granada y que a su vez es nieto del artista suizo Charles L'Eplattenier, y por lo tanto heredero de una rica tradición pictórica y del hecho de haber crecido entre legados de sus más célebres antecesores, como son el caso del arquitecto Le Corbusier y su propio abuelo quien fue uno de los principales exponentes del Art Nouveau en Suiza.

En la obra pictórica que aquí contemplamos, podemos ver la representación de un bodegón cubista en el que destacan en primer plano una mesa con su cajón en el frente. Sobre la mesa y al lado derecho, hay dos copas que flanquean a una botella de vino y que se apoya sobre un periódico. Una de las copas presenta en su interior una hoja de parra. A La derecha de esta composición, también se muestra un molinillo de café antiguo. Delante del mismo, se encuentra una caja de forma rectangular donde se puede leer en su canto la palabra “café”. La obra se encuentra tratada desde la corriente artística del cubismo, donde las imágenes se descomponen en formas geométricas y se muestran desde distintos puntos de vista. Su autor es continuador del cubismo órfico, pero a diferencia de sus antecesores, L’Eplattenier les aporta a sus obras un mayor protagonismo al color, y en esta obra predominan los colores fríos derivados del azul mezclados con los cálidos del naranja.